Seguridad ambiental y responsabilidad

Seguridad ambiental y responsabilidad

España cuenta con un sistema de gestión medioambiental aplicado por las empresas para mejorar la seguridad ambiental y como elemento diferenciador destaca por ser una práctica vanguardista que se adapta a la sociedad actual.

Normativa y ventajas de la seguridad ambiental
En nuestro país la norma vigente corresponde a la UNE EN 16636, estipulada por la Unión Europea en esta materia para garantizar el control de plagas y unificar las aplicaciones en el sector industrial. Está dirigida a las empresas que prestan servicios de erradicación, desinsectación y control de plagas.

Con la normativa que exige cumplir ciertos requisitos se asegura la práctica de técnicas de prevención que incluyen: asesoramiento, acciones de control y ejecución para los proveedores de este servicio.

Durante la gestión medioambiental se debe cumplir con la legislación y se ponen en marcha acciones para mejorar de forma continua la formación de los trabajadores, facilitando la sensibilización con el medio ambiente.

Así, conseguimos aplicar todos los conceptos sobre este tema de especial relevancia, garantizando que las amenazas a los que están expuestos los seres humanos se eliminan al erradicar las plagas de insectos y roedores.

Como ejemplos de amenazas, podemos mencionar los problemas que las sociedades crean en el medio ambiente y en ocasiones se producen situaciones viciosas de difícil solución, como:

-Sequías.
-Disminución de la biodiversidad.
-Deforestación.
-Entornos degradados.
-Aumento de la polución.
-Conflictos armados que generan desechos tóxicos.
-Constante extracción de recursos naturales.
-Ente muchos otros.

Problemas y soluciones de seguridad ambiental
Ante la crisis que afecta al medio ambiente y al hombre como la falta de electricidad en caso de olas de calor y frío, además de las epidemias por los eventos meteorológicos o las plagas, todas las acciones en su conjunto son necesarias para favorecer a futuras generaciones.

En seguridad ambiental contamos con la Ley 26/2007, de 23 de octubre, de Responsabilidad Medioambiental y la Directiva 2004/35/CE, del Parlamento Europeo que han desarrollado un régimen administrativo basado en la prevención.

Cada uno de estos principios están orientados a la reparación de los daños causados por quienes contaminan el planeta. Así, cualquier operador que amenace los recursos naturales tiene la obligación de aportar medidas para prevenir el daño medioambiental.

Las leyes prevén la protección de nuestros recursos naturales, como son el agua, suelo, rías, mares, fauna y flora, dentro de ellos las especies en sus hábitats.

¡Cuida el medio ambiente y se responsable en tu entorno!

Leave a reply