control plagas

Quién no ha tenido en su hogar en algún momento de su vida una procesión de hormigas o en un almacén o cafetería han aparecido cucarachas. O una plaga de insectos han colonizado una plantación agrícola o cultivo han echado a perder la producción.
Pues existe una técnica llamada control de plagas, que se encarga de solucionar todos estos problemas que las plagas de insectos suelen provocar en nuestro ecosistema natural y entorno.
Ésta actividad trata de eliminar o reducir el impacto de estos organismos que perjudican nuestros entorno. Analizando el medio y las condiciones de desarrollo y proliferación de estos insectos, actuará de forma efectiva para el control total de éstas plagas.

¿Qué es un control de plagas?

Entonces, plagas que es. Por definición el concepto de plaga hace referencia a una colonia de organismos animales o vegetales que puede destruir cultivos y plantas”. Podríamos hablar que una plaga es un daño que perjudica a la población en general y puede provocar daños muy graves”. El control de plagas trata de eliminar todos y cada uno de estos organismos perjudiciales para la actividad cotidiana humana, echando a perder cultivos, destruyendo todo aquello que se le pone por delante.
Por antonomasia cuando hablamos de control plagas suele hacerse referencia a plagas de insectos. Pero esta apreciación no es del todo correcta, quizás sea una apreciación un poco sesgada ya que también una plaga puede ser provocada por plantas o vegetales. Una de las plagas típicas son las plagas de insectos. Entre ellos, destacan los insectos de la madera como son las termitas y la carcoma, las cucarachas, las hormigas, las pulgas, la procesionaria del pino, los mosquitos, las ratas.

¿Metodología de un control de plagas?

Todo control de plagas necesitará de una planificación y estudio previo. Este plan de acción recogerá entre otras cosas, información sobre el organismo o insecto causante de los daños. Para ello es esencial conocer a fondo el organismo causante, cómo es, en qué condiciones se desarrolla, dónde suele proliferar y con ello podremos afinar con la técnica más eficaz para su control y eliminación.
Conociendo el organismo causante se podrá trazar la estrategia a seguir para erradicar la plaga.
Por último procederemos a mantener bajo control las acciones implementadas, hacer un seguimiento periódico de la afectividad de las medidas adoptadas. de ésta manera podemos resaltar que existen al menos tres procedimientos claros encargados del control de plagas. En el ámbito del control de plagas se hace mención a ellos bajo las siglas DDD, que son desinfección, desratización y desinsectación.

Desinfección

La desinfección es el método químico o físico por el que se consigue limpiar una superficie o área. El objetivo es la eliminación de los microorganismos patógenos. Estos organismos los encontramos con frecuencia en lugares frecuentados por seres humanos y animales, Industrias alimentarias, ganaderías, vehículos de transporte, colegios, hospitales.

Desinsectación

Como bien expresa el propio concepto, la desinsectación consiste en el control y erradicación de todo tipo de insectos. Mencionamos anteriormente las principales plagas de insectos.

Desratización

La desratización o desrodentización su finalidad es la erradicación total de cualquier clase de roedor. Ésta metodología puede consistir en una desratización pasiva, por la que se emplean procedimientos que no permitan que los roedores colonicen áreas, estancias o lugares donde acaben por multiplicarse. Por otro lado podemos hablar de desratización activa, es decir, una técnica que actuará directamente contra los roedores aplicando procedimientos químicos y biológicos.

Fumigación

Fumigar es la técnica que precisa de productos químicos para ser proyectados sobre las zonas o lugares donde proliferan los insectos y conseguir extinguir las posibles plagas. Es una de las metodologías más utilizadas y de las más eficientes. Se suele utilizar contra
La fumigación es uno de los métodos más efectivos para eliminar las invasiones de organismos microbiológicos, insectos, etc.
Los productos químicos utilizados en las tareas de fumigación, suelen ser por lo general conocidos como pesticidas, entre los que podríamos destacar los fungicidas, herbicidas, plaguicidas, insecticidas, rodenticidas, reguladores de crecimiento. Son agentes químicos que en condiciones normales de temperatura y presión, su estado es en forma gaseosa.
Su ámbito de aplicación es múltiple, normalmente se suele utilizar en actividades agrícolas, en cultivos, en la industria alimentaria, para tratamiento de plagas ambientales, como tratamiento de plagas de la madera y control en jardines.

Técnicas para el control de plagas y enfermedades

Si hablamos de técnicas de control de plagas podemos hacerlo sobre varias. Por ejemplo, los agricultores suelen recurrir a dos metodos de control de plagas: el método o control químico, y el método natural o biológico.

Método químico

Cuando decidimos utilizar productos químicos debemos orientarnos en primer lugar en identificar qué organismo estamos hablando, cómo están afectando estas plagas a nuestra producción, que gravedad provoca y si los organismos naturales beneficiosos están actuando y controlando la plaga.
Después valoraremos si es conveniente usar productos químicos, cuándo emplearlo, cuál elegir. Todo esto siendo consecuentes con la gravedad y daños que pueden provocar el uso descontrolado de los mismos y podría generar un efecto rebote, es decir, que las plagas y enfermedades se hagan resistentes.

Entre ellos están los insecticidas o plaguicidas, fungicidas, bactericidas. Este tipo de control de insectos y plagas debe llevarse a cabo cumpliendo con las medidas de seguridad indicadas por el fabricante.

Método natural o biológico

El control natural de plagas justamente pretende controlar y eliminar plagas con procedimientos naturales, sin tener que utilizar agentes químicos teniendo en cuenta el respeto medio ambiental. El control biológico recurre a la liberación de enemigos naturales para el control de plagas y enfermedades, consiguiendo controlar las poblaciones o la presión que genera la plaga.

Método mecánico

Hoy día podemos hablar de una tercera técnica muy presente en actividades agrícolas, el control mecánico, el cual se basa en la eliminación de las plantas que alojan a éstos insectos y de la flora afectada eliminándola del campo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.