En algún momento de nuestras vidas, hemos escuchado y seguiremos escuchando hablar del control de plagas, desde la vecina que ha sufrido alguna infestación de hormigas, un dueño de un restaurante que no se deja de quejar de las cucarachas que aparecen en la cocina de su negocio, hasta agricultores que no paran de sufrir el ataque de alguno de estos microorganismos destructores en sus cultivos.  Todos y cada uno de estos problemas se solventan con la ayuda de un sistema de control de plagas, que es el encargado de hacer frente a los organismos que perjudican la salud del ecosistema y de todos los que habitan en él. En este artículo te vamos a describir cuatro métodos para eliminar la plaga en los cultivos. Quédate hasta el final y descúbrelos.

¿Qué es una plaga?

Antes de describir cuáles son los métodos para eliminar plagas en cultivo, vamos a definir primero qué es una plaga para estar más informados de lo que estamos hablando.  Según el Diccionario de la Real Academia Española (DRAE), una plaga es la parición masiva y repentina de seres vivos de la misma especie que causan graves daños a poblaciones animales o vegetales. Por lo tanto, las plagas no son más que animales, plantas, insectos, microbios u otros organismos no deseados que de algún modo interfieren con la actividad humana, pudiendo morder, destruir cultivos de alimentos, dañar propiedad, o hacer, en definitiva, nuestras vidas más difíciles. En definitiva, las plagas, son esos organismos que se ha descrito con antelación y que afectan en gran parte a una población y constituyen un perjuicio grave en ella.

¿Cómo se trabaja en un control de plagas?

Si se encuentra con cualquier tipo de plagas, se debe tomar unas ciertas medidas, con un sistema de control de plagas efectivo, todo es posible. Pero para eso, se debe tener un conocimiento completo sobre la plaga a erradicar y sus hábitos. El primer paso trata de la identificación del organismo y la realización de un diagnóstico acerca de su origen, su refugio y los métodos más efectivos para acabar con él. Cuando ya sabemos a qué nos enfrentamos, debemos evaluar las diferentes estrategias a llevar a cabo para controlar y/o erradicar la plaga. Finalmente, y muy importante, cabe remarcar que es más que necesario realizar un seguimiento y control de los métodos que se hayan aplicado.

Métodos para el control de plagas

Se ha definido en párrafos anteriores una plaga como un organismo vivo que destruye o causa daños en vegetales, animales o en el hábitat de los seres humanos. Y como se ha mencionado en el apartado anterior, para eliminar o disminuir estos organismos o microorganismos, se debe establecer un sistema de control de plagas y para que ése sea efectivo, es necesario conocer la plaga y sus hábitos. Existen 4 métodos para el control de plagas, los cuales, vamos a describir a continuación.

1.    Desinfección

La desinfección es el proceso químico o físico mediante el cual se limpia una superficie o lugar. Supone la destrucción de los microorganismos patógenos. Se tarta de una técnica de saneamiento o control de plagas destinada a la destrucción de organismos patógenos, que pueden ser hongos, virus o bacterias. Esta, es llevada a cabo mediante la pulverización de diferentes productos químicos que ayudan a mantener la plaga, hongo, etc., en los niveles considerados normales desde el punto de vista sanitario. Es indispensable llevar un proceso de desinfección en lugares frecuentados por humanos y animales, tales como colegios, hospitales, industrias alimentarias, granjas o vehículos de transporte. Existen dos tipos de desinfección:

  • Desinfección física:

Esta tipología de desinfección, se realiza a través de aparatos de electrocución o ultrasonidos. En muchos casos se desinfectan las zonas o superficies contaminadas utilizando sólo agua vaporizada.

  • Desinfección química:

En esta se hace uso de sustancias químicas que tienen la capacidad de frenar, disminuir o destruir el crecimiento de las plagas. Es importante destacar que muchas veces no basta con un solo producto, por lo que, es viable combinar varias sustancias para que la actuación de sus componentes impida la expansión de la plaga.

2.    Desinsectación

La desinsectación hace referencia al control y eliminación de todo tipo de insectos y/o artrópodos. Los insectos constituyen una de plagas más peligrosas tanto para la vegetación, como para seres humanos y animales de compañía.

Un insecto en sí, no es una plaga, pero un conjunto de ellos, pasa a serlo por varias razones como:

  • Falta de higiene
  • Condiciones climatológicas
  • Condiciones ambientales favorables para su propagación
  • Sobreabundancia de alimentos

3.    Fumigación

La fumigación es uno de los métodos más efectivos para la eliminación las invasiones de insectos, pájaros o microbios; y está basado en el uso de fumigantes, que son agentes químicos que, a temperatura y presión normal, se encuentran de forma gaseosa y pueden ser mantenidos a una concentración suficiente para la eliminación de plagas. La fumigación, en general, es usada para:

  • Tratamientos de control de plagas en la madera contra xilófagos.
  • Control de topos en praderas y jardines.
  • Tratamientos para eliminar Insectos de Productos Almacenados, en la industria alimentaria.
  • Tratamientos ambientales.

4.    Desratización

La desratización o desrodentización es un método que tiene como objetivo eliminar cualquier tipo de roedor. Esta técnica puede ser utilizada a través de dos variantes.

  • La desratización pasiva: que consiste en varios procedimientos que impiden que los roedores invadan locales comerciales o viviendas y se propaguen.
  • La desratización activa: que se encarga de combatir, mediante métodos ofensivos, químicos y biológicos, las poblaciones de ratas y ratones.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.