Las plagas son uno de los mayores riesgos con los que se encuentra la industria alimentaria, aunque se lleve a cabo una limpieza en el local comercial. La legislación sobre seguridad alimentaria exige que las empresas que se encargan de manipular alimentos deben evitar la presencia de plagas que pueden contaminar los alimentos adoptando medidas eficaces y eficientes. Las plagas además de amenazar la salubridad de los alimentos, pueden afectar a tu negocio, a través de la mala reputación, problemas legales derivados del incumplimiento de las medidas higiénicas que se han estipulado en el sector.

Ahora bien, si sabes o tienes en cuenta qué plagas pueden llegar a ser una amenaza para tu restaurante o cocina, podrás adoptar medidas para controlar las plagas y de paso ayudar a la salud de tus clientes y a mejorar la reputación de tu negocio.

En este artículo, te dejamos una clasificación de las plagas más comunes de la industria alimentaria. ¡Sigue deslizando!

1. Cucarachas

La plaga de las cucarachas es una de las más comunes en los espacios de manipulación de alimentos. Es una de las más desagradables por su rápida reproducción y porque tienen la facilidad de atraer más cucarachas. Por lo general, estas prefieren habitaren lugares húmedos y aparecen de noche, por lo que, cuando se vea el rastro de alguna de ellas, es necesario que se tome acción. Una de las maneras de prevención de la aparición de cucarachas es no dejar restos de comida o basura y llevar siempre una buena limpieza diaria. Para su eliminación, es imprescindible que se realice una serie de inspecciones periódicas con la ayuda de expertos en metodologías de manejo y manipulación integral de alimentos.

Las cucarachas son portadoras de varias enfermedades como la salmonelosis, shigeliosis o campilobacteriosis.

2. Roedores

Esta es otra de las plagas más comunes en la industria alimentaria, los roedores. Tanto los ratones como las ratas representan un gran problema a nivel sanitario por todas las enfermedades que pueden portar a través de su pelaje, su excremento u orina. De igual modo, pueden provocar un problema económico, ya que, por lo general, suelen morder los paquetes o envolturas de comida dejándolas en un estado inservible. Cuando aprecies una caja mordida o restos de excrementos, tendrás ya los indicadores para poder detectar una plaga de roedores. Para que se eliminen las ratas y ratones en nuestro negocio o restaurante, es necesario que se cuente con expertos que nos asesoren sobre los métodos más adecuados. No uses cualquier veneno sin antes consultar, porque puedes terminar contaminando la comida.

Hemos mencionado en este punto que los roedores son portadores de muchas enfermedades. Algunas de ellas son: Leptospirosis, Listeriosis, Tularemia, Giardiosis, etc.

3. Insectos voladores

En este grupo se engloban las moscas, los mosquitos y las polillas. Este tipo de plaga también representa un peligro sanitario para la industria alimentaria y su control es más complicado porque tienen mucha facilidad de desplazarse de un lugar a otro. Lo que se recomienda para combatir este tipo de plaga es instalar un mosquitero en las puertas, ventanas, poner dispositivos electrónicos de luz ultravioleta, limpiar tanto estos dispositivos como la casa y como no, realizar controles de manera periódica para erradicar por completo esta plaga. 

Este tipo de plagas suelen provocar enfermedades intestinales como la Salmonella y la Escherichia coli.

Si se quisiese destacar una de las plagas más dañinas en esta clasificación, serían las moscas. las moscas también constituyen otro problema para los restaurantes. Hay una serie de especies de moscas que son atraídas por los olores de los alimentos que generan las cocinas comerciales, como las moscas de la fruta, las moscas del desagüe y las moscas domésticas, así que échale un ojo siempre que puedas.

4. Plagas de productos almacenados

Las plagas de productos almacenados o más bien, los insectos de productos almacenados (IPA´s) constituyen otra de las plagas que más afectan a los negocios de manipulación de alimentos como cocinas y restaurantes. Son plagas más caras debido a que por su hábito de alimentación causan unos elevados costes de sustitución de stock. Esta plaga es más propensa a infestar los productos que han sido abiertos, pero, a su vez, pueden entrar con facilidad en envases de papel, plástico, cartón, papel de aluminio y celofán, masticando el envase, o, bien, arrastrándose por las costuras o los pliegues. Como cualquier otra plaga, estos organismos contaminan los productos alimentarios mediante daños físicos, capullos, heces, orinas, etc., haciendo que la comida deje de ser apta para el consumo humano o para la preparación o elaboración de alimentos.

Una manera de minimizar la infestación de las plagas de productos almacenados es siguiendo unas prácticas básicas como la supervisión periódica de alimentos, eliminación de productos infestados y las buenas prácticas de saneamiento y limpieza de las instalaciones

Te hemos dejado las plagas más comunes en la industria alimentaria y ahora que sabes que cualquier tipo de plaga supone un peligro en este tipo de industria, es imprescindible que acudas con los expertos para que utilicen los métodos adecuados y garanticen su eliminación sin provocar daños o consecuencias en los alimentos. En Alpes Control de Plagas somos expertos en control de plagas y te asesoramos y te acompañamos en el proceso de eliminación y prevención de plagas en tu empresa. Contacta para más información.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.