plagas

Las plagas son colonias de animales, insectos o vegetales que en su desarrollo vital destruyen plantaciones, cultivos, plantas y alimentos. Una situación común es que las plagas surjan en los entornos donde se procesan o elaboran alimentos, así es que es uno de los grandes problemas de la industria alimentaria, y en muchos hogares.
Para conocer como se controlan las plagas posibles en cocinas profesionales se pone en marcha una serie de planes de control de plagas para saber controlar, higienizar y sanear éstas áreas. Esto implica mantener estándares de salud a nivel de una cocina doméstica y una pérdida de imagen, desprestigio e incluso el cierre de la actividad laboral si hubiera un problema de salud pública.

¿Cuáles son las plagas más comunes en los alimentos?

Como hemos dicho, las cocinas son los lugares más proclives para la proliferación de plagas. Los típicos bichos en la cocina son las cucarachas, ratas o moscas, muy presentes en éstos entornos. Por suerte, existen estrategias de mantenimiento y saneamiento para eliminar insectos en cocina. Los motivos del aumento de organismos animales en las cocinas suelen estar asociados a la búsqueda de comida, por eso las empresas que por su actividad almacenan o conservan alimentos alimentos tienen mayor probabilidad a tener este problema.
Una limpieza diaria siempre ayudará a prevenir la presencia de estos tipos de plagas. Sin duda, será imprescindible acudir con los expertos en control de plagas de industria alimentaria para que utilicen los métodos adecuados y garantizar su eliminación sin provocar daños o consecuencias en la producción-comercialización de nuestros alimentos.

Cucarachas

Son un tipo de plagas muy comunes en lugares donde se manipulan alimentos. Se desarrollan muy rápidamente y suelen atraer muchas más. Una medida para eliminar estas plagas es retirar los restos de alimentos y realizar una buena limpieza diaria. Prefieren ambientes húmedos y surgen durante la noche. La recomendación es que se pongan en manos de una empresa especializada en control de plagas.

Insectos voladores

Las moscas, mosquitos, etc. son un riesgo de cara al control sanitario y alimentario con el añadido de que son más difíciles de controlar debido a su facilidad de movimiento. Las medidas a adoptar serían instalar mosquiteras en puertas y ventanas, equipos eléctricos ultravioletas que los llame la atención y la limpieza periódica de los mismos

Roedores

Ratas y ratones son un gran problema por la posibilidad de transmisión de enfermedades que pueden portar en la piel, heces y orina. Destrozan mercancías, paquetes, teniendo que desechar los productos, provocando daños económicos.
Si se detectan restos de excrementos, orina o mordeduras son síntomas de sus presencia. Sería necesario acudir a una empresa especializada en control de plagas ya que existe un riesgo potencial de contagio alimentario.

Hormigas

Se ha podido demostrar que las hormigas transmiten enfermedades como la salmonella. Por lo que no debemos olvidar los restos de comida, hacer una buena limpieza e higienizar todos los utensilios después de usarlos. Una medida será sellar y tapar las posibles salidas y agujeros con masilla, yeso o silicona. Pero, lo idóneo es buscar a una empresa experta para utilizar insecticidas.

Estrategias para reducir o eliminar las plagas en alimentos

La observación periódica de cualquier signo animal en nuestras estancias ya sean mordeduras o heces deberá poner en marcha un sistema de vigilancia en el control de plagas. Pero en los entornos donde se almacenan o manipulan alimentos sería conveniente adoptar medidas de prevención de plagas y poner en marcha una serie de métodos de control de plagas para evitar la aparición de problemas.
A continuación vamos a mostrar un serie de consejos y estrategias que puedan implementarse:

Disponer de un protocolo de saneamiento.

El protocolo de saneamiento debe ser específico y estar actualizado, teniendo en cuenta las modificaciones en las cocinas y plantas alimentarias, y posibles cambios constantes en los equipos y procesos.
Mantener la higiene es cosa de todos.

La higiene es cosa de todos

La involucración en estos planes de control de plagas debe ser general, desde la participación de la gerencia con revisiones periódicas. Los operadores pueden participar en la limpieza e higiene de los equipos ya que son conocedores del funcionamiento de los mismos y minimizan los tiempos, de paradas y de producción

Correcto almacenamiento de residuos de productos y equipos.

Mantenimiento del orden y limpieza, evitar los derrames de productos ayudará a controlar las plagas. Conocer áreas atractivas para estos animales o insectos que puedan ser un refugio. Evitar zonas húmedas o acumulaciones de agua.

Eliminar los deshechos de los procesos productivos

Los restos o desperdicios del procesamiento son un reclamo y un punto crítico para eliminar las plagas. Por ejemplo, evitar recipientes abiertos, áreas con cantidad de desechos y no se limpian bien. Las zonas de depósitos de basuras se deben ir retirando y reciclando periódicamente. No dar pie a la acumulación de basura y residuos.

Cerrar accesos desde el exterior.

Las aperturas desde el exterior agujeros, ventanas, son un vector de entrada de las plagas, por lo que hay que evitar mantenerlas abiertas y cerrarlas para evitar su entrada. Sellar los posibles accesos es una de las medidas más eficaces. Instalar rejillas tipo malla en todas las ventanas que evite la entrada de insectos u otro animal de más grande. Limpiar periódicamente éstas rejillas.

Facilitar las inspecciones

Una inspección de plagas continuada y supervisión permite detectar huellas o posible presencia, y evaluar la eficacia de las medidas que vamos adoptando. Recuerda que la proliferación de las plagas se desarrolla muy rápidamente.

Trabajo en equipo.

Un buen trabajo de mantenimiento, es una inversión de cara a la prevención de plagas. Los lugares de almacenamiento de materiales y herramientas a menudo son zonas atractivas para los roedores porque están desordenadas, poco luminosas. Trabajar el mantenimiento reparando grietas, aperturas y entradas a refugios para las plagas es una técnica que revierte buenos resultados.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.